La Danza







Un masaje es una danza donde dos cuerpos danzan en unidad, donde los velos ilusorios se desvanecen para dar lugar a un solo movimiento resonante de corazón.




Sé guiado por cada pulso, por cada vibrar.. sé el hilo conductor que une el espacio infinito de las estrellas en el cosmos de tu imperdurable rostro, silueta, curva... sé la misma melodía de cada estación, sé su resurgir y sé su escucha.




Ahí hallaras su misterio y conexión mística, donde dos cuerpos serán diluidos en un solo vibrar.


El masaje es algo que tú puedes comenzar a aprender pero nunca terminas. Sigue y sigue, y l

a experiencia se vuelve continuamente más y más profunda, y más y más elevada.

Es uno de los artes más sutiles, y no es una cuestión de habilidad.

Es más una cuestión de amor...

Aprende la técnica, luego olvídala.

Entonces sólo siente, y muévete por sentimientos.

Cuando lo has aprendido profundamente, el noventa por ciento del trabajo se hace por amor, el diez por ciento con la técnica.

Con solo un toque verdadero, un toque amoroso, algo se relaja en el cuerpo.


Si tu amas y sientes compasión por la otra persona, y sientes el valor más elevado de ella; si no la tratas como si fuera un mecanismo que debe ser puesto en orden, sino una energía de enorme valor; si tu estás agradecido que ella confíe en ti y permita que juegues con su energía, entonces pronto te sentirás como si estuvieras tocando en un órgano.

El cuerpo entero se convierte en las teclas del órgano y puedes sentir una armonía creándose dentro del cuerpo. No solamente ayudarás a la persona, sino que también a ti.

Matuk Guayuba